Blogia
El RECINTO de Omar González

Mis poemas

PACTO ENTRE CABALLEROS Y ANGELES GUARDIANES

PACTO ENTRE CABALLEROS Y ANGELES GUARDIANES

A la memoria de Carlos Velasco

Un vistazo al pasado nos unió tanto en el presente incierto
que las barreras de las aguas abismales se quebrantaron
para dar paso a un acuerdo mutuo de búsqueda y lucha
que nos permitió alcanzar las mismas dichas y alegrías.

Momentos fugaces que nos regalaron tanto
el suficiente para descubrirnos como dos amantes de la historia
sin embargo uno de los dos se ha acallado
y lamento no conocer al menos el lugar donde el haya ahora te da sombra.

Pero sé bien que mejor cobijo no existe
como sé también que no me sentiré perdido
pues una historia me has legado para hacerla mía
de la que poco sé pero gracias a ti conozco.

Pero no nos despediremos con llanto en la mirada
porque impediría conocer nuestros rostros,
en su lugar pondremos mejor una sonrisa
como sello inviolable de nuestra misión compartida.

Gracias por el fugaz tiempo de os conoceros
enorme y grato como cada palabra escurrida por sus dedos,
ciertamente jamás escuchare un saludo de sus labios
pero me enseño siempre un trato elegante y propio de caballeros.

Me ha robado el título noble de ángel de la guarda,
pues no crea que simplemente ha partido,
le recuerdo Señor que tenemos un cometido
y que algún día ... en algún lugar ...
esperaré entregarle buenas cuentas.

Omar González Vázquez 8 de Enero de 2006

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

A UNA GUITARRA TRISTE DE SU TRISTE AMIGO

A UNA GUITARRA TRISTE DE SU TRISTE AMIGO

Caminaba por los senderos que siempre hicieron agonizar mis pasos,
un hilo de luz, extraviaba mi rumbo .. cuando solía tenerlo
la sorpresa me alcanzaba el paso y regularmente lograba dejarme atrás
sin embargo, hoy está a mi lado y riñe con mi sombra con aires hórridos.

Un velamen habría sido capaz de cegarme en aquellos días
justo cuando la noche se escondía en el filo de tus cabellos,
pero de alguna forma te hacen aparecer de nuevo entre sueños
con la ciencia que requiere un ave al elevar su vuelo.

Pero me miras una vez más por la rendija del suspiro
y esta vez desconozco tu aroma que se confunde con el mío,
los tiempos cambian, cierto, pero poco cambia el destino
o será quizá que el mío siempre se ha hallado perdido.

Mis cantos me han abandonado y bebido su veneno
y cual Julieta intento embriagarme de sus labios,
pero la pócima no resulta ante corazones envejecidos
ni tampoco surten magia ante seres confundidos.

Pero tendré la fuerza y el coraje para enfrentarte
y como en tiempos viejos someterte a mi suicidio,
a morir juntos ante el camino lento de las horas
y a perdernos en el fondo de un mismo vino.

Mis manos apetecen amargamente tu sonido y fuerza
y los minutos me reclaman como un niño a su paleta,
pero hemos de vibrar, escucha mi amenaza,
pues pronto nos veremos como antes, cara a cara.

Recorreré de nueva cuenta por tus cuerdas de destino inquieto,
y tu luz me cubrirá como un ángel ebrio pero al fin ángel divino,
la sorpresa hoy se quedara para contemplarnos de la mano
y mi sombra dejará de añorar la mezcla de tu sonido y el mío.

Omar González Vázquez 2 de diciembre de 2005.

ESTÁS CONMIGO

ESTÁS CONMIGO

Hoy impulsado por alguien desde el otro lado de mis sueños y mi sombra me he sentado de nuevo sobre este viejo sitio que tantas veces me quemaba el cuerpo, hoy tomo una pluma y me concentro en las semánticas que flacas por días aciagos no saben expresarse solas, no saben siquiera expresar el dolor que ellas mismas sienten por la ausencia, nos miramos a los ojos fijamente y ambos no nos reconocimos; yo (y el espejo en los ojos de mis amistades me lo dicen) me encuentro más flaco, ellas -las letras - ahogadas en el llanto de un dolor compartido han perdido su estructura que hoy, no puedo distinguir entre una "d" y una "c", aunque ambas me acarician cual pétalos de rosa que recorren el mismo camino que cruzaran mis lágrimas hace apenas unos meses.

Hoy estoy aquí de vuelta y me siento extraño, a alguen le he fallado es cierto, pero heme aquí con nuevos bríos y sí, con las mismas penas y dolores que me acompañarán por siempre, pues aunque siempre se mantendrá conmigo la fuerza del coraje y la dureza, la ausencia física de tu sombra me seguirá dando ánimos para tomar la pluma y escribir, aunque al final las lágrinmas se confundan con mis textos; para tomar la guitarra y pulsar las mismas viejas notas de mis alegrías y tristezas; para sentarme ante las letras electrónicas de una computadora que muchas veces me robó el tiempo invertido en una charla contigo; para tomar el control de la televisión y permitirle me robara la imaginación; y para tomar mis manos y colocarlas sobre mi pecho, latiente a veces, otras confundido, pero siempre con la enorme dicha de saberse que estás conmigo.

Omar González Vázquez 15 de Octubre de 2005

“DE PERRÍN A PERRINA” (Sin despidos)

“DE PERRÍN A PERRINA” (Sin despidos)

A mi hermana Paty (una vil perrina)

Hoy busco la luz de tu mirada
para recorrer juntos el largo camino de una sonrisa
o el ceño temido de un coraje compartido
aunque hoy se han para siempre escondido.

Si lleno de interrogaciones mis ojos
el espacio del llanto reclamaría su sitio
pero las respuestas del porqué te has ido
ambos desde nuestros extremos
creemos tenerla en el bolsillo

Pero no quiero desperdiciar las semánticas del suspiro
si sé bien que en su partida me desgarran
quiero en su lugar poner el agradecimiento a tu vida
y la dicha de que en tempo y espacio me fue compartida.

Sin embargo te fuiste sin dejarnos a solas
pues nos dejas en el alma tu más bello regalo
mismo que en corazón tiene su sitio
el mismo que te pertenece...
el mismo que nos pertenece...
y me da el título enorme de ser tu hermano.

Gracias por las fuerzas, los gritos y regaños,
también por tu coraje de vida, ... tu legado,
y aunque en la desesperación de tu ausencia me desmayo
aún guardas el ímpetu de levantarme de la mano.

Sigue tu estrella salpicada por el cielo
y sé que guiarás sin fallo mi camino;
no busco hacerte sentir triste o a solas
pues estás aquí y lo sabes...
y sabes que un día estaré contigo.

Regálame un último “perrín” de tus labios
y de ser preciso desvela mis sueños en tu mente
para vivir contigo de noche en permanente
aunque al despertar el alma con el sol se desgarre.

Omar González Vázquez 1 de Septiembre de 2005

¡SIGUE TU CAMINO SOLO!

¡SIGUE TU CAMINO SOLO!

Una fuerte sensación de miedo se apoderaba de mí, por un momento me sentí rodeado de los mayores y más temidos sentimientos, los ruidos del cuarto parecían perforar mis oídos, ¿ruido, silencio?, ante el terror ¿quién encuentra la diferencia?, los latidos de un televisor en coma hacían cimbrar el suelo, sin más, lentamente me levante y coloqué mi pie izquierdo en el piso, ¿izquierdo?, mala ventura dicen los supersticiosos, aunque en este momento ya no sé si creer o reír, los ruidos se escuchaban con más fuerza, al fin en dos pies caminé algunos pasos, recorrido infame que tantas veces había hecho todas la mañanas, poco a poco el ruido tomaba forma: ¿sollozos, llanto, suspiros?, no lo sé, pero alguien aparentemente se había introducido a mi recámara y parecía estar más temeroso de las sombras que yo de ese momento, inquieto busque por el armario, bajo la cama, detrás de mis sueños, en los rincones de mis poemas... nadie, ¿locura la llaman?, no quiero ser esta noche su presa, quizá algún día pero hoy no, armado con un poco de valor inspeccione en el lugar donde jamás mi mente me habría empujado: el espejo ... ¿es posible?, creo que la paranoia realmente me tomo por asalto en mi cama y me ha hecho su víctima, o la noche, las pesadillas, ... algo, no lo sé, lo que no podía entender era ¿cómo?, aunque no hay explicación para ello, pues me miraba ¡sí! ... me miraba eso puedo creerlo... era mi rostro, mis anhelos, mis labios, mis dedos amarillos por poemas oxidados que leí la noche anterior, era yo, pero el reflejo en el espejo no correspondía a mis movimientos, pues me encontraba ... ¿qué estoy diciendo? ... me encontraba tirado en el piso llorando, muriendo ¡no sé que pasa! ... pero yo, ¡que locura! estaba de pie frente al espejo que me estaba robando la cordura, ... me miré, sentí pena por mí, ¡¿es eso posible?!, por un momento nos contemplamos .. ¿nos contemplamos? que estoy diciendo ... y entonces nuestros movimientos correspondían, nos acariciamos las yemas de los dedos, circunspectos, meditantes ... al fin hable y me pregunte: ¿qué te sucede?, tú lo sabes bien - respondí- entonces gritó y me escuche tan fuerte y claro que no pude reconocer mi voz: ¡¿Qué te sucede, qué has hecho de nosotros?!, ¿acaso la vida no te ha dado lo suficiente?, - y lloró, bueno lloré-, no entiendo le respondí, pero si te refieres a los corazones rotos y los poemas tristes, prometo que eso cambiara, pues en la mira tengo un rumbo que puede hacernos más felices ..., creo que desfallecí, no recuerdo nada, solo que apenas dije esto rodé por el piso cual poema de Neruda caído al suelo y roto en mil pedazos ... llego el día con su vestido azul, los rayos de un sol radiante me despertaron, ¿sueño acaso?, no lo sé, pero yo estaba ahí en el suelo, desnudo, con una hoja en mi mano que decía: ¡Buena suerte! y un espejo roto que gritaba: ¡Sigue tu camino solo!.

8 de Mayo de 2005 Omar González Vázquez

¡CRISIS DE VALORES? ... ¡NUNCA!

¡CRISIS DE VALORES? ... ¡NUNCA!

Hoy,(como Neruda) podría escribir los versos más tristes de la noche y escribir que tiritan azules los astros a los lejos, pero no quiero plagiar a Neruda porque en realidad, quiero hablar de algo mucho más alegre, porque una vez más se han puesto de manifiesto las expresiones más bellas de esta -apenas- perceptible humanidad: la amistad, la confianza y la bondad.

Primero haré un poco de historia: pues bien, en el mundo del internet hay un sin fin de secretos y trucos para mejorar las presentaciones de las páginas web y weblog, en un afán por descubrir uno de esos secretos, consulte a una persona que tenia tal conocimiento, y no sólo me compartió dicho conocimiento, sino que se interesó de más, pues cuando encontramos un obstáculo en la realización de dicho truco, la obstinación se hizo presente casi como un reto, hasta que incluso, los dos deambulábamos por la misma ruta y el mismo blog, compartido por un momento, como una carrera de relevos, donde la estafeta se ceñía ante el reto de lograr la realización del truco aquel, al final, los resultados fueron exitosos, pero en esta ocasión, mas halla de que hayamos compartido un conocimiento, quedo muy en claro que hay aun personas que son capaces de desparramar su amistades por otras sombras y otras vistas, personas en las que podemos confiar, pues ello inspiran.

Ojalá el mundo hubiera volteado sus miradas a esta situación para empaparse un poco de esa honestidad y bondad que forraron los segundos del tiempo en aquel instante; ¿cuántas veces nos lamentamos ante el televisor, al ver los noticieros?, donde vemos que la crisis más grave del mundo es la de los valores humanos, ¿cuántas veces quisiéramos que estos se hicieran presentes en batallas, conflictos, guerras y demás sinrazones que baraja el mundo por sus infinitos senderos?,¡cómo deseamos a veces que esto pudiera contagiarse de la misma forma en que se multiplican las pestes y las plagas!, pero ... no es así ... y creo que por muy elevado que sea el sentimiento y muy sublime el momento, ... tristemente, ahí se queda, aunque con el eco en nuestras manos y nuestras almas, donde la voz tendrá el cargo de verterla a los oídos que tengan aún la sensatez para enfrentar estos tiempos, donde, afortunadamente, existen muchos CORAZONES con la bondad de mil CORAZONES más.

Una vez más, ¡ Gracias al CORAZÓN !

POEMA FRÍO

POEMA FRÍO

Este poema me lo dediqué hace algunos años ... bueno, muchos años.

Tenías tanta prisa por morir
que no te diste tiempo de agonizar,
no te molesta incluso
que tu gato negro se bañe sobre tu féretro,
es más, parece darte gusto,
pues a cada movimiento de su cola pareces guiñarle un ojo,
mostrando y respetando su pacto de no morir él por ti.

Hubieras querido ser cardiólogo
para curar tu mal tu mismo y no mirar rostros,
...preferiste siempre vivir dentro de tu marco cacoquimio,
para perforar tu corazón y destrozar lo que,
mas que amar, ya odiabas,
olvidando que se escondía bajo el nombre de una doncella.

Hubieras preferido reír que morir llorando sobre tu foto,
pero siempre fuiste como nunca quisiste ser,
siempre mostraste las rosas pero escondías para ti
esas leves espinas que guardaban el filo de un bisturí,
nunca te sentaste a pensar si tu vida sería larga o breve
pero siempre viviste al cien por cien tus momentos.

Tu música, tus letras, los poemas que sólo tú entendías,
ese fue tu mundo, porque nunca acabaste por comprender
lo que te rodeaba y que osabas en llamar mundo material.

Tenías prisa por morir que olvidaste todo,
incluso de dejar pulcra de destellos a tu guitarra.
Tenías un hueco en tu mente, sí,
pero optabas por cubrirlo de lodo,
cualquier cosa era mejor que todo,
cualquier ruido era mejor que el silencio.

Tenías prisa por morir
que no te diste tiempo de llorarte
y sin embargo, guardaste bien un espacio
para dictarme claro y al oído, éste...
mi último poema frío.

Omar González Vázquez. 9 / Enero / 1998.

POR UNA PALABRA

POR UNA PALABRA

Camino perdido por entre las líneas de una amistad lejana
donde apenas y alcanzo a distinguir tus ojos que me miran
y que con destellos fuertes,
casi sangrantes, me regañan.

No dije mucho y sin embargo,
de repente las palabras bastaron para acallarnos un momento,
solo un momento
el suficiente para hacerme daño.

Ya no supe enmendar el camino
y lo que es peor,
los rayos de tu sol no se asoman ésta noche,
no se asoman para mirar tus letras,
para que leas tan solo una palabra,
... heme desvelado por solo una.

La lejanía perece a cada rato,
los kilómetros son sonrisas plasmadas
en un lienzo destellante que me avisa tu llegada
y a veces triste, que te marchas.

Mis ojos pensantes y pendientes
malguiaron fallidas intenciones
hacia un sendero errático que tomo mil formas,
las mismas formas del bosquejo
de un ensimismado vagabundo confundido
que mendiga por tan solo una palabra,
... por una.

Una palabra, tal vez dos,
las que te arranque el coraje,
las que te arranque la confusión;
por una palabra ahora mataría.
por escucharla de ti, renacería,
por una palabra,
... solo una.

Omar González Vázquez 18 / sep. / 2002

...¿ALGUNA DUDA?

...¿ALGUNA DUDA? Al escribir, sueño que escribo que sueño cuando escribo que los sueños son escritos donde no caben sueños escritos para escribir que sueño lo que escribo y al final, escribo que repaso en mis sueños los textos que escribo.
...¿Alguna duda?

"MI LEGADO" ( Somos el MITO )

Somos mezcla de falsas promesas
y deidades de roca incapaces de morir
por nosotros en una cruz.

El fuego de mis poemas
cega tus pensamientos
como si fuera una ángel en el infierno.

Desconozco mi origen
y no sabré cuál será mi destino,
y en realidad,
poco me importa que el sol se seque
y se incendien los mares.

Si lloras cuando muera
será porque nunca me amaste en vida,
pero te dejo mi legado
reducido a una teoría,
reducido a un mito,
porque lo nuestro fue sólo
...el mito de nuestra subversión.

Omar González Vázquez. Junio / 1998.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

"UN DÍA MIRÉ HACIA ATRÁS"

"UN DÍA MIRÉ HACIA ATRÁS"

Un día miré hacia atrás y encontré escombros,
con miedo halle mis restos,
extraño es mirarse sin cuerpo;
mi alma, creo que había huido calle abajo,
y lo que es peor
mis sueños se habían derretido
cual fantasma que solo se embriaga con la noche
y nada más.

Nadie pregunto por mí
nadie supo si existí alguna vez
las vibras de mis cuerdas
lo hacían por mera lastima
con la lastimera voz de un desahuciado,
como alguien que pide ayuda
como alguien que busca ser amado.

Ingrato es el destino cuando carcajea a mis espaldas,
mis golpes no te alcanzan,
mi mirada no tiene la fuerza para descubrirte,
...para descubrirme

Ya no busco ser mascota de mi desgracia
creo que ya no sé que es lo que quiero;
vagar ...
es el sueño más profundo que he tenido.

No lo sé, tal vez un día
entre los espasmos de una mano bendita
alguien me diga que nací solo para describir
lo que yo apenas y alcanzo a comprender,
todo y nada,
como aprender y olvidar a la vez,
como amar y odiarme al mismo tiempo,
como besar mis polvos
lo mismos polvos que he extrañado desde hace tiempo.

En fin, me miro y no me reconozco
alguien de aquel lado me grita,
tal vez cuando cruce este averno
me descubra
como la persona a la que le he estado huyendo
como la única persona
que fue capaz de soportar mi propia sombra
como la única persona capaz de amarme,
de soportarme,
de decirme:
eres tú el mago, el loco
el dios que necesitan estos tiempos.

Omar González Vázquez 22 / SEPT. /2002

"BENDITO VICIO"

"BENDITO VICIO"

Me embriago de éste ambiente, nado y me hundo en éste momento tan bohemio y tranquilo, seguro de que cualquier artista se pondría loco estando aquí, o crearía la mejor de sus obras, otros más seguramente tratarían de robarme el momento para plasmarlo al óleo, tallarlo en madera o sobre una roca, o quizá para desmoronarlo sobre una canción o algún poema; un poema que hiciera embrutecer de nostalgia a aquellos oídos sensatos que pudieran atrapar sus líneas en sus bolsillos y dejarlos morir poco a poco al compás de las gotas de lluvia que arrastran consigo al más pasivo aire de ésta capa vital que han llamado atinadamente atmósfera, olvidando que hemos manchado su blancura con nuestros insensatos pensamientos y nuestras malditas voces que parecen reclamar guerra a la paz y fuego al agua, muerte a la vida, y amor a la indiferencia de sus ojos que resplandecen por la fuerza de su brillo, capaz de cegar al astro más lúcido, bañado de ése manto blanco y espeso que permite extender ésa pupila que en ocasiones se esconde del tiempo, ocultándose detrás de un suspiro o de un grito de ira; un grito que es arrancado por tí, por mí, por el amigo de la esquina, por aquel viejo regañadiente, y tal vez, hasta por el mejor de los amigos, aquel amigo que nos vacía al vicio, ése vicio capaz de llevarte por una travesía sobre las líneas de lo que sorpresivamente y sin pensarlo he escrito ya por varios años, ése viejo vicio que está ahora conmigo y que se entremezcla con un toque de soledad, vicio que ha arrancado la vida de mis venas sin hacerme morir, vicio que ha logrado llevarme al éxtasis de mi tristeza, vicio que nunca es echado de menos, vicio que las grandes ciudades añoran, y mismo vicio en el que ahora me estoy ahogando, vicio al que yo llamo: Silencio y Paz.

Omar González Vázquez. 16 / Octubre / 1997.

"ERES TÚ"

"ERES TÚ"


Te levantas de la misma forma en que tímidamente se levanta el azul del cielo para mostrarnos su cara, como aquel girasol que simplemente espera la puesta del sol para lucirse, más sin embargo, dentro de tí guardas una inmensa fuerza que bien podría ahogar al mismo mar y martirizar a los infiernos, gozas de un poder que aún tu propio ser no puede ser capaz de soportar, es algo tan inexplicable, que tú, siendo tú, lo desconoces, pero a cambio de tu desconcierto, brindas aquella extraña fuerza convertida en aquello que tú llamas amor, pero que en ocasiones suele ser más que un grito de aliento para el moribundo arrepentido, un empujón del pecador para corregir su camino, aquel grano de esperanza, que siendo el único, es el que mayor belleza le brinda a la playa, aquel tono azulado que hace palidecer al cielo, todo eso eres tú, y a veces, lo hacemos a un lado o simplemente creemos ignorar lo inignorable.

Puedes mostrarte cual ave que rasga los cielos, y que tras su rasguño deja toda una estela de luz que alumbra más allá de las almas de los seres, alumbra hasta aquello, que tal vez no merezca recibir tal lucidez; eres tú capaz de nadar en los aires y volar dentro los mares, eres tú el único capaz de detener el transcurso del viento con tan solo ordenárselo, eres tú, quien podría enseñarnos todo, y sin embargo, como muestra de madurez, nos dejas que nos abramos paso solos, pero tristemente observas que poco hemos logrado.

Eres quien espera la obscuridad de la noche, no para dormir como hacemos nosotros, sino al contrario, para velar nuestro sueño; tu cansancio no es mas que dar lo más fuerte de tí sin reconocer fatiga, aunque fatiga para tí es premio, no duermes, pero como gozas lo que vives; no conoces cansancio, pero hallas fuerzas que no tienes, suponemos que materialmente has muerto, pero lo que no sabemos es que en realidad siempre has vivido.


No eres tú, sólo una carta, eres algo muchísimo más allá, pues eres tú,
...el Jesús de Nazareth.

Omar González Vázquez. 2 / Febrero / 1996.

"ANTES DE SER ENTERRADO"

"ANTES DE SER ENTERRADO"

Los diarios gritan muertes y roban conciencias, pintan de un color amarillento a ésta vida; asesinos, asesinatos, suicidios, muertes aquí y allá, pero ...¿qué es la muerte?.

Para un niño es lo incomprensible, para el joven es el dolor y para el anciano es su último paso en la vida, tal vez es su espera.

Pero existe una muerte en vida, ¡sí!, puedo morir sin expulsar mi alma de mi cuerpo, ¿sabes por qué?, es fácil:
“Uno muere cuando es olvidado”
y por ello, quiero pedirte algo antes de ser enterrado:
“ Por favor, no permitas que nunca muera “.

Omar González Vázquez. Mayo / 1997.

“ A UNA GUITARRA MARCHITA “

“ A UNA GUITARRA MARCHITA “ Ayer vagabundeaba por entre los maderos de una guitarra marchita que padecía una tristeza obscura, enferma en su rincón apenas iluminado por el farol de un tiempo que ya me parecía ajeno, sentí por un momento que ésa no era la senda que a desvelos y caprichos me había marcado la vida, sin embargo, heme aquí nuevamente ante la luz de mi veja luna.

Entre recuerdos hirvientes en mi memoria y dedos malgastados por poemas fríos, no hubo más opción que mirar a la ventana del pasado y reencontrar los trebejos que más que amar ya empezaba a odiar, pero de la forma en que se añora un amor bendito, también hay ocasiones en que se es capaz de desarmar los días para robar los segundos al tiempo y arrojar lejos de la vista lo que estorba a mis pasos por éste camino rumbo a una serenidad que igual se desea que se implora.

Los sonidos tristes de ésa pobre guitarra me habían ( tantas veces ) acompañado a la escuela, disfrazándose en una melodía que tarareaba desde la mañana hasta que asesinaba el día al momento justo de probar un bocado de la noche junto a un vaso frío de leche, aunque ése mismo frío me matara en una mezcla de pasión y mala suerte.

Es de lo mas raro hablar del pasado cuando le he perdido los pasos al presente, y peor aún cuando por correr, mi sombra hacía parecer que me seguía cuando en realidad, buscaba el pretexto exacto para desaparecer por las calles como el truco barato del destino con capa y sombrero de mago.

Ayer, apenas y recordaba de lo que era capaz, hoy, aquí, he aprendido los secretos de aquella guitarra enfermiza, pues me confesó entre lamentos y quejidos que, no hay pasado ni futuro, todo es sólo sueños y visiones, el presente no conjuga nunca los momentos tristes ni los momentos gratos, sólo nos hace digerirlos, ya después aprenderemos a llorar de dolor o alegría, por ahora, me dijo, pulsa éstas cuerdas añejas, que también yo necesito llorar un poco y tal vez, después de unas horas, seamos uno solo y nos miremos llorar por las mismas penas.

Omar González Vázquez. 14 / Abril / 2002.

"EN COMPLICIDAD"

"EN COMPLICIDAD" Si el viento tuviera la complicidad del tiempo, le robaría un minuto para guardarlo en un trozo de la música que ahora me está rogando las palabras para asesinar sus notas, transportando el olvido a lugares que tal vez nunca pisen ni las escenas imaginarias de un escritor fuera de época como Julio Verne, o quizá que nunca puedan alcanzar el éxtasis de las frases de un poema de Neruda caído al suelo y roto en mil partes.

Con ésa complicidad estrecha entre la enfermedad y la muerte, entre el boticario y el médico, entre el hombre y las pestes, entre la obscuridad y el miedo, entre el dolor y el amor, entre tus palabras y éste cuarto frío; con la más intensa aflicción de morir como un poeta sobre sus líneas, como el odio vencido con una estaca en el pecho, con tu olvido carcajeándose mientras junto los restos de mi sangre coagulada de entre los libros.

Tan cómplice como la luz y la noche, tanto o más como la sombra con mi cuerpo, tan inquebrantable como tu recuerdo a mi costado, como un pensamiento inquieto, impaciente de ser externado, tan frío como el lecho de Gandhi pero tan fuerte como sus ideales, más triste que el llanto o más alegre que el triunfo, tan deseable como el cielo y tan temido como el infierno; ésa es la complicidad que hay que temer , la que tienen los hombres con las armas, las aves con el viento, la mentira con el silencio y tu Verdad con la duda.

Omar González Vázquez.

18 / Noviembre / 1997.

"SOLO POR HOY"

"SOLO POR HOY" Hoy no quiero pensar en tí aunque las palabras se me pongan delante,
quizá esquive la mirada de mi suerte,
tal vez muera en cuanto te tenga enfrente;
pero hoy no quiero recordar las estrellas
ni las noches que en pedazos y en tus manos tuviste.

Como un pequeño sin fuerzas mantuviste a placer mi destino
y desfalleciendo entre tus dedos
camine perdido como en un loco laberinto de paredes y reflejos
donde los espejos me hacían viejo, gordo, flaco, alto, feo,
pero no me hacen feliz,
son cristales invadidos de nostalgia donde el pundonor no existe,
pues no existe muerte tranquila, cuando ya muerto entre tus brazos
he preferido llorar por mí.

Pero ya no quiero recordar que un día entre desvelos y torturas
pude alguna vez olvidarte, y en el olvido, por desgracia,
recordé que te había arrancado por momentos de mi mente,
y como un demente, borré las ideas y las metas,
los proyectos y momentos de instantes tan perdidos,
confundidos, que aún ahora no me hacen más que infeliz,
y aunque ahora tú me cubres con tu sombra
y por las noches me cobije tu recuerdo,
estoy enteramente decidido
a que por hoy no me acordaré de ti.

Omar González Vázquez. 29 / Noviembre / 2001.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

"UN RECUERDO"

"UN RECUERDO" Un recuerdo:

es la cumbre y la magia

de una amistad lejana,

empapada de momentos gratos,

de conversaciones sin voces,

pero con la gracia de un día

que juega con sus horas,

como las horas juegan con el tiempo,

haciendo suspender en el aire

mil sonrisas

y agradeciendo a ti

por tus recuerdos.

Omar González Vázquez. 1 / Octubre / 2002
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres